errores

Por bastante tiempo las videoconferencias se han convertido en un medio eficiente de promover numerosos productos y servicios. Sin embargo, así como se realizan conferencias exitosas, hay muchos seminarios online que están lejos de lograr los resultados esperados. En este artículo, se considerarán siete de los errores más frecuentes y se ofrecerá la mejor manera de resolverlos.

1. Una semana para promocionarlo

Muchas compañías empiezan a promocionar activamente una conferencia tan sólo una semana antes del evento. Pero los resultados de ON24 demuestran que la asistencia pudiera crecer hasta un 36% si la campaña de promoción hubiese comenzado más temprano que una semana antes.

Solución: Comience a promover 2 o 3 semanas antes de la conferencia. Un periodo de tiempo más extenso le permitirá ser más flexible, podrá tener un seguimiento de la eficiencia de diferentes canales de promoción, dejar de lado los menos efectivos y activar algunos nuevos canales.

2. Publicidad velada

Los participantes asisten a las conferencias para obtener respuesta a los asuntos que les preocupan y para encontrar nuevas ideas. Si el orador empieza a hacer publicidad o vender inmediatamente, será muy difícil que se gane la confianza del público. Nadie quiere usar su tiempo escuchando publicidad.

Si los clientes potenciales consiguen nuevas formas de resolver sus problemas, es posible que el orador sea reconocido como un experto; esto finalmente conducirá a la presentación más eficaz de su producto o servicio.

Solución: Ayude a la gente. No tema compartir consejos útiles y buenas prácticas de trabajo. De esta manera usted dará la imagen de ser profesional y nunca dejará de obtener clientes.

3. Leyendo diapositivas

Nunca lea el texto de las diapositivas en una presentación. Esta parece ser la sugerencia más obvia y común que puede recibir un orador. Sin embargo, cada tanto podemos
encontrar oradores que repiten el contenido de sus diapositivas casi palabra por palabra. Generalmente esto causa la irritación del público, podrían haber mirado las diapositivas en lugar de asistir a la conferencia.

Solución: Use las diapositivas como un recurso adicional para su presentación. Ellas podrán ayudarlo a conseguir la atención del público, dar énfasis y subrayar alguna información y puntos importantes, pero nunca podrán sustituir su presentación.

4. Mal sonido

La mala calidad del sonido hace que la eficacia de cualquier conferencia sea nula. Cuando los asistentes no puedan escuchar bien, simplemente abandonarán la sala.

Además, la mala calidad del sonido es percibida como una falta de profesionalismo, lo cual podría transferirse a la percepción general de su compañía.

Solución:

  • Antes de la conferencia, asegúrese de eliminar los factores de distracción que pudieran ser escuchados por el público: apague el teléfono, desconecte Skype y cualquier otro programa innecesario.
  • Asegúrese de probar la plataforma que piensa usar para realizar su conferencia entre 30 minutos y una hora antes del inicio. Si nota problemas con el sonido, intente eliminarlos o utilice otro servicio.
  • Si está transmitiendo desde su oficina, asegúrese de solicitar a sus colegas que no lo interrumpan.
  • Realizar la videoconferencia en una sala pequeña es preferible a una sala grande donde se podría producir el efecto de eco.
  • Don’t use the in-built microphone of your computer. Better try a headset or a special microphone.

5. Incumpliendo los tiempos

Casi todo participante a una conferencia se ha encontrado con que el orador comenzó tarde o tomo mucho más tiempo que el planificado. Claro, nadie puede garantizar que no sucedan situaciones inesperadas. Sin embargo, tenga en cuenta que los pequeños detalles influyen en la impresión general que usted da.

Solución: Respete el tiempo de su oyentes. Si se anuncia una conferencia de 60 minutos, la presentación no debe durar más de 45 y los restantes 15 minutos puede dedicarse a las preguntas de los asistentes.

Entre a la sala de su conferencia 5 a 10 minutos antes del inicio. Esto será suficiente para preparar todo el equipo necesario e iniciar con puntualidad.

6. Olvidarse del público

Una de las peculiaridades que tienen las videoconferencias es su carácter interactivo. No convierta su conferencia en un discurso. Comuníquese con su público no solo cuando haya llegado el momento de responder preguntas. Sin importar cuán interesante sea el tema de su conferencia, si no hay comunicación apropiada con el público, el interés en su presentación se irá desvaneciendo.

Solución: Los servicios de videoconferencia modernos ofrecen varios instrumentos para interactuar con los asistentes. Haga preguntas a medida que desarrolla la conferencia, conduzca encuestas, invite a los participantes a comunicarse en vivo, realice sorteos y concursos. Cuanto más versátil sean sus métodos, más activo e involucrado estará su público. Puede encontrar aquí información sobre cómo realizar una encuesta usando nuestro servicio.

7. Ausencia de análisis

La mayoría de los presentadores limitan su actividad a contar los clientes que han podido atraer durante la conferencia. Sin embargo, se olvidan de analizar la información obtenida durante el evento.

Solución: Una ventaja competitiva de las conferencias online es que suministran mucha información sobre los participantes. Durante la conferencia usted puede preguntar a los asistentes su edad, cargo u ocupación, las compañías que representan, etc. Además, puede recopilar información sobre el comportamiento de los asistentes como p. ej. el tiempo que han seguido la conferencia o las preguntas que hicieron. Además, GoogleAnalytics puede estar asociado a la sala de conferencia y así obtener mucha más información de utilidad.